Cifrado extremo en GNU/Linux (Segunda Parte)

Lo prometido es deuda y llega la Segunda Parte de este artículo sobre cifrado en GNU/Linux. En la entrada anterior escribí acerca de cifrado de datos en el disco duro y realicé una simulación sencilla para ayudarnos a entender un poco mejor cómo efectuar las tareas de cifrado utilizando las herramientas más comunes. Y aunque este tipo de cifrado digamos “local” es muy importante, hoy por hoy para casi todo lo que hacemos en nuestros equipos utilizamos una conexión a Internet y, por lo tanto, los datos e información transmitidos pueden ser interceptados por alguna persona, empresa, organismo gubernamental o simplemente un “bot” que esté a la espera de obtener algo valioso de nosotros. La necesidad de cifrar los datos que viajan a través de las redes es evidente. Esta vez escribiré acerca de esto, es decir, qué tratamiento en términos de cifrado debemos darle a las operaciones de navegación, correo electrónico, comunicación y conectividad en general.

Evitando filtraciones en las peticiones DNS

Cuando realizamos una petición DNS los datos transmitidos, tanto de ida como de vuelta, no siempre son anónimos ni están cifrados de manera predeterminada, independientemente si usamos Tor para navegar o si estamos visitando un sitio con seguridad SSL/TLS (https). Dado que las peticiones DNS representan uno de los principales eslabones de la cadena en una conexión web, es importante asegurarnos que los datos transmitidos sean cifrados. Para esto contamos con una herramienta muy útil: dnscrypt.

Dnscrypt funciona de manera análoga a un proxy, cifrando el intercambio de datos entre nuestro equipo y los servidores DNS.

Petición DNS (sin cifrar) -> dnsmasq -> dnscrypt (cifrado) -> Servidor DNS cifrado

Ahora bien, para implementar esta herramienta iremos a nuestra consola de comandos.

Como es habitual en el blog, trabajaré en Archlinux o derivadas.
$ sudo pacman -S dnscrypt-proxy dnsmasq

$ sudo nano /etc/resolv.conf

/etc/resolv.conf

# nameserver ip_servidor_dns_publico
# nameserver ip_router
nameserver 127.0.0.1

$ sudo chattr +i /etc/resolv.conf
En primera instancia, instalamos los paquetes necesarios. Luego, editamos el archivo /etc/resolv.conf comentando todas las líneas que apuntan a servicios DNS y agregamos la línea al final, de manera que las peticiones DNS se realicen de manera local, es decir, en el propio equipo o localhost. Luego de guardar el archivo, cambiamos sus atributos a sólo lectura para evitar que el gestor de conexiones de red (NetworkManager) sobre-escriba la configuración después de un reinicio. Si además hemos agregado DNS desde la interfaz gráfica de NetworkManager debemos borrarlos.
$ sudo systemctl enable dnscrypt-proxy

$ sudo systemctl edit dnscrypt-proxy.socket --full

dnscrypt-proxy.socket

[…]
[Socket]
ListenStream=127.0.0.1:40
ListenDatagram=127.0.0.1:40
[…]

Habilitamos el servicio y editamos el archivo del Socket en SystemD. Apuntamos al puerto #40 debido a que dnsmasq utiliza por defecto el puerto #53.
Por defecto, dnscrypt utilizara “dnscrypt.eu-nl” como servidor DNS externo. En caso que deseemos cambiar este servidor, debemos editar la unidad de servicio de SystemD de la siguiente manera.
$ systemctl edit dnscrypt-proxy.service --full

dnscrypt-proxy.socket

[…]
[Service]
[…]
-R nombre_del_servidor_DNS
[…]

Un listado de los servidores disponibles con sus características se encuentra en /usr/share/dnscrypt-proxy/dnscrypt-resolvers.csv.
$ sudo nano /etc/dnsmasq.conf

/etc/dnsmasq.conf

[…]
no-resolv
server=127.0.0.1#40
listen-address=127.0.0.1
[…]

Editamos el archivo de configuración de dnsmasq de manera que las peticiones sean redirigidas hacia dnscrypt. Luego, habilitamos e iniciamos los servicios en SystemD.
$ sudo systemctl restart dnscrypt-proxy.service

$ sudo systemctl enable dnsmasq

$ sudo systemctl start dnsmasq

$ sudo systemctl restart NetworkManager.service

 

Con esto bastará entonces para cifrar todo el tráfico DNS redirigiendo las peticiones a través de dnscrypt. Si deseamos realizar una prueba del funcionamiento, podemos ir al sitio https://dnsleaktest.com y ejecutar una Prueba Extendida. Además, si utilizamos Wireshark y ejecutamos un filtro con la dirección IP del servidor DNS externo, podremos verificar que la conexión está siendo cifrada.

Preparar y configurar tu navegador web

La mayoría de los navegadores soporta complementos o extensiones que nos permiten mejorar nuestra experiencia en la web. Muchos de estos complementos están enfocados en la seguridad y el cifrado. Por ejemplo, si sos de los que usan Firefox, seguramente tendrás instalado HTTPS-Everywhere, SSleuth. Descentraleyes, Greasemonkey con scripts tales como HTTP-to-HTTPS redirector o Green SSL Password Fields, entre otros.

Prestar atención al tipo de seguridad y cifrado que ofrecen los sitios por los que navegamos se vuelve una tarea imprescindible cuando se trata, por ejemplo, de la página de Banca en Línea del Banco, sitios de compras online, proveedor de correo electrónico con interfaz web y tantos otros sitios donde administramos información sensible.

Cifrado de correo electrónico y chat

GPG (GNU Privacy Guard) es sin duda la herramienta por excelencia para cifrado de correo electrónico y conversaciones de chat sobre XMPP en GNU/Linux, aunque eso no es todo, ya que permite cifrar el contenido de directorios y archivos, además de servir para gestionar claves y firmas de paquetes y medios de instalación (ISO’s) de distribuciones. Como si esto fuera poco, si tenés un gestor, depósito o cartera de contraseñas, podés cifrar esas claves mediante GPG.

En general, los clientes más comunes de correo electrónico y chat permiten configurar el agente para GPG por defecto, de manera que cada vez que redactemos un correo el propio cliente nos permitirá definir si este mensaje será cifrado y/o firmado o bien cuando recibamos un correo cifrado, el agente se encargará de descifrarlo para nosotros. En cuanto a los clientes de chat, habitualmente aparece un ícono con la forma de un candado para activar el cifrado de la conversación en la que nos encontramos.

Por su parte, las claves y firmas GPG en nuestro sistema pueden ser administradas con la herramienta homónima desde la consola o bien con un cliente GPG con interfaz gráfica como Kleopatra (orientado al entorno de escritorio KDE) que incluye integración para el gestor de archivos Dolphin, facilitando el cifrado de archivos.

Extra: el uso de una VPN

Las Redes Privadas Virtuales son una herramienta muy poderosa cuando de privacidad y anonimato se trata. Por supuesto, esto dependerá del servicio que utilicemos, cuya oferta es muy variada en cuanto a precio y prestaciones. Sin embargo, la mayoría de los servicios de pago más serios garantizan dos principios fundamentales. En primer lugar, al redirigir todo el tráfico que sale y llega a nuestro equipo a través de estas redes, nuestra dirección IP pública quedará “enmascarada” detrás de la VPN, manteniéndonos anónimos. En segundo lugar y no menos importante, una VPN cifrará los datos mediante el uso de algunos de los métodos que la mayoría conoce, a saber SSL/TLS, PPTP, L2TP, entre otros.

Por otra parte, gracias a proyectos como OpenVPN, podemos montar nuestro propio servidor para estos fines, teniendo el control completo del servicio y sus prestaciones, lo que representa una ventaja notable.

Extra extra: cifrado en teléfonos

Los dispositivos móviles del tipo Android, o su alternativa Cyanogenmod traen por defecto soporte para cifrado completo de los datos del equipo. Por su parte, dnscrypt nos explica en su sitio web cómo usar su herramienta para teléfonos de esta clase, pero en mi caso particularmente, no he tenido tiempo de probarlo, por lo que no entraré en detalles sobre esto. Lo que sí haré será darles una lista de algunas de las herramientas que uso en mi equipo con Cyanogenmod y que se encuentran en los repositorios de F-Droid, a saber:

  • OpenKeychain (GPLv3+): cliente para OpenPGP con integración para K-9 Mail, Conversations, oandbackups, cifrado y firmado de archivos, y más
  • OpenVPN for Android (GPLv2): cliente para gestionar conexiones VPN
  • K-9 Mail (Apache2): cliente de correo electrónico. Permite configurar OpenKeychain como agente GPG predeterminado
  • Conversations (GPLv3): cliente para XMPP. Además de OpenPGP tiene soporte para Cifrado end-to-end con OTR y OMEMO
  • Twik (GPLv3): aplicación que funciona como asistente para generar y almacenar contraseñas seguras
  • Silence (GPLv3): aplicación para enviar mensajes SMS cifrados

Dejaré el cliente de mensajería instantánea Telegram fuera de la lista debido a que, si bien es una aplicación libre (GPLv2+) con cifrado end-to-end, los servicios y protocolos detrás de la aplicación y que por lo tanto la hacen funcionar no son libres.

Bien, hasta acá el artículo. Seguramente habrán muchas cosas que quedaron en el tintero. Por razones de tiempo y espacio he decidido abreviar tanto como pude. Quedaré atento a sus sugerencias y comentarios. Recordemos que la fuerza y la grandeza de GNU/Linux está en la comunidad y son ustedes los que tienen la oportunidad de ampliar y mejorar esta entrada. Siéntanse en libertad de hacerlo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s